lunes, 12 de febrero de 2018

LA MEJOR ESCUELA.. J.A GOYTISOLO

LA MEJOR ESCUELA

Desconfía de aquellos que te enseñan
listas de nombres
fórmulas
y fechas
y que siempre repiten modelos de cultura
que son la triste herencia que aborreces.

No aprendas sólo cosas
piensa en ellas
y construye a tu antojo situaciones e imágenes
que rompan la barrera que aseguran existe
entre la realidad y la utopía:

vive en un mundo cóncavo y vacío
juzga cómo sería una selva quemada
detén el oleaje en las rompientes
tiñe de rojo el mar
sigue a unas paralelas hasta que te devuelvan
al punto de partida
coloca el horizonte en vertical
haz aullar a un desierto
familiarízate con la locura.
Después sal a la calle y observa:
es la mejor escuela de tu vida.

J.A. Goytisolo

martes, 30 de enero de 2018

Eclipse lunar 2018: ¿Cuándo es y dónde se verá?

Eclipse lunar 2018: ¿Cuándo es y dónde se verá?

El 31 de enero de 2018, ocurrirá un eclipse lunar el cual será visible en algunas partes del mundo incluyendo Estados Unidos. En esta ocasión los observadores podrán disfrutar de tres fenómenos en uno, con una superluna, una luna azul y un eclipse lunar total.

Aquí te presentamos cuándo, dónde y a qué hora podrás disfrutar del eclipse lunar.

1. ¿Cuándo y dónde será visible el eclipse lunar?

El eclipse lunar total, será visible temprano en la mañana del 31 de enero desde el oeste de América del Norte a través del Pacífico hasta el este de Asia, dijo la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA). En los Estados Unidos, la mejor vista del eclipse será a lo largo de la costa Oeste. Para los observadores del cielo en el centro y este de los Estados Unido, solo se verá un eclipse parcial, ya que la luna se establecerá antes que la totalidad.
“El eclipse lunar del 31 de enero será visible durante la puesta de sol”, dijo Noah Petro, investigador del Goddard Space Flight Center de la NASA.


2. ¿Qué tan raro es el evento?

Una luna azul, que ocurre cada dos años y medio, es otro término para la segunda luna llena en un solo mes calendario. La primera luna llena de enero ocurrió el 1 de enero. Aunque el momento exacto de esta luna llena es las 8:37 a.m. ET del 31 de enero, la luna aparecerá llena durante uno o dos días antes y después de eso. Incluso sin la superluna, es el primer eclipse lunar total de la luna azul en los Estados Unidos, desde marzo de 1866, menos de un año después del final de la Guerra Civil, según EarthSky.org.

Getty Images
LEER TAMBIEN: Eclipse lunar 2018: ¿Cuándo es? y 5 datos más

3. ¿Cuánto durara el eclipse lunar?

El eclipse durará casi 3 horas y media desde el comienzo de la fase parcial a las 6:48 a.m. ET hasta que termine a las 10:12 a.m. ET, según Sky and Telescope. La totalidad dura 77 minutos generosos, de 7:51 a.m. ET a 9:08 a.m. ET.

Getty Images

4. ¿Qué sucederá durante el eclipse?

La luna llena adquirirá un aspecto oscuro y rojizo durante el eclipse, por lo que otra palabra para describirlo es una luna de sangre. Agregando a la confusión de nombres, esta luna llena también fue conocida como la “luna de nieve” por algunas tribus nativas americanas.

Getty Images

5. ¿Cómo ocurre una superluna?

Una superluna ocurre cuando la luna llena está en el punto más cercano de su órbita a la Tierra, que también se llama perigeo. Eso hace que la luna se vea más cercana y brillante, hasta un 14% más grande y un 30% más brillante que una luna llena en su punto más alejado de la Tierra, conocido como el apogeo, según la NASA.

viernes, 26 de enero de 2018

El Homo sapiens salió de África mucho antes de lo que se pensaba


Ciencia  

El Homo sapiens salió de África mucho antes de lo que se pensaba

La datación de un nuevo fósil hallado en Israel demuestra que nuestra especie abandonó el continente unos 60.000 años antes de lo que decían las evidencias encontradas hasta ahora.


EL CULTURAL | 26/01/2018 

Restos fósiles hallados en Misliya
Un equipo internacional, del que forman parte científicos españoles, acaba de publicar en la revista Science un estudio sobre los restos fósiles de humanos modernos más antiguos hallados fuera de África. Han hallado un fragmento maxilar izquierdo con dentición en la Cueva de Misliya, en Israel, con una antigüedad entre 177.000 y 194.000 años, que sugiere que la primera migración del Homo sapiens fuera de África tuvo lugar unos 60.000 años antes de lo documentado hasta ahora.

Israel Hershkovitz de la Universidad de Tel Aviv es el líder del equipo, formado por investigadores de varias instituciones internacionales de todo el mundo, entre los que se encuentran José María Bermúdez de Castro, Mathieu Duval, María Martinón-Torres y Laura Martín-Francés, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH); Juan Luis Arsuaga, del Museo de Evolución Humana (MEH); así como José Miguel Carretero, Laura Rodríguez y Rebeca García, de la Universidad de Burgos (UBU).

Los restos más antiguos de Homo sapiens fuera de África encontrados hasta ahora se habían identificado en el Corredor Levantino y en China, y su edad era de entre 80.000 y 120.000 años. "Este nuevo descubrimiento en Misliya sitúa la primera migración de nuestra especie cerca de los 200.000 años. Estamos descubriendo la parte no-africana de nuestra historia más temprana", ha afirmado la directora del CENIEH, María Martinón-Torres, que ya había participado, junto a Bermúdez de Castro, en el hallazgo de los Homo sapiens más antiguos de China en 2015.

Inequívocamente 'sapiens'

El derrumbamiento del techo de la cueva Misliya hace 160.000 años permitió proteger el fósil y los artefactos arqueológicos enterrados en los sedimentos hasta ahora. Los nuevos hallazgos revelan que los habitantes de la cueva eran cazadores de grandes especies como uros, gamos persas y gacelas, que controlaban la producción de fuego en hogares, utilizaban ampliamente las plantas y elaboraban herramientas de piedra del Paleolítico medio temprano mediante sofisticadas técnicas innovadoras, similares a las encontradas con los primeros humanos modernos en África.

La identificación de la especie a la que pertenece el maxilar de Misliya ha sido realizada por parte de los investigadores mediante mediciones antropológicas clásicas del maxilar y los dientes, así como tomografía y microtomografía axial computarizada, lo que ha permitido estudiar la anatomía interna del fósil y la comparación de su forma mediante reconstrucciones y modelos virtuales en 3D.

Comparando este fósil con otros restos de homínidos africanos, europeos y asiáticos, y con poblaciones humanas recientes, se ha llegado a la conclusión de que este fósil pertenece, sin lugar a dudas, a un humano moderno arcaico. "Ni el maxilar ni los dientes comparten ninguno de los rasgos que caracterizan a otras especies humanas, incluyendo a los singulares neandertales", declara José Miguel Carretero, director del Laboratorio de Evolución Humana (LEH) de la Universidad de Burgos.

Hace poco se hallaron otros fósiles en Jebel Irhoud (Marruecos), con 300.000 años de antigüedad, y sus descubridores se plantearon la posible pertenencia de dichos restos a nuestra propia especie. Pero, tal y como explicó Juan Luis Arsuaga, director científico del Museo de la Evolución Humana, los fósiles anteriores a Misliya, como los de Jebel Irhoud, deben ser considerados más bien como pre-sapiens, que son "antepasados de nuestra especie pero no pertenecen a ella, lo que todavía le da más importancia al hallazgo de Israel".

Juan Luis Arsuaga, con el fósil encontrado

Datación directa de los fósiles

Para determinar la edad del maxilar, se ha realizado la datación directa de un diente mediante los métodos de Series de (U-Th) y Resonancia Paramagnética Electrónica (más conocido por su acrónimo en inglés, ESR). Parte de este trabajo se ha llevado a cabo en los laboratorios del CENIEH por el geocronólogo Mathieu Duval, dentro del marco de un proyecto de investigación europeo. "Para conseguir una datación fiable, se ha tenido que desarrollar un protocolo especial que permitiera limitar el aspecto destructivo del método, similar a lo utilizado recientemente para datar los restos de Homo naledi, en Suráfrica", explica Duval.

Este trabajo, en el que han participado también otros miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA), como Rolf Quam de la Universidad de Binghamton (EEUU) y Carlos Lorenzo, de la Universidad Rovira i Virgili, y la posible magnitud de sus repercusiones, permite posicionar al equipo científico español en la vanguardia de los estudios sobre evolución humana, particularmente en materia de paleoantropología y datación de los asentamientos prehistóricos del circunmediterráneo. 

martes, 2 de enero de 2018

Noticias breves sobre medio ambiente . | El blog de la Tierra -- Consejos para ayudar a la Tierra

Noticias breves sobre medio ambiente . | El blog de la Tierra -- Consejos para ayudar a la Tierra

El futuro de la tierra, segun James Lovelock

El futuro de la tierra, segun James Lovelock


Malas noticias 
Por: Verónica Klingenberger 

Tiene cara de abuelito querendón pero cuando habla sobre el futuro, James Lovelock se parece al demonio mismo. Un demonio de 88 años reconocido como uno de los mejores científicos del siglo XX que afirma que el calentamiento global es irreversible y que lo mejor que podemos hacer es prepararnos para lo inevitable: la muerte de seis billones de personas y el inicio de una nueva era para la raza humana. ¿Estás preparado para seguir leyendo? 

El futuro de la tierra, segun James Lovelock 

El panorama es aterrador y demasiado cercano. Sequías, incendios forestales, inundaciones. El Sahara tragándose Europa. Países que desaparecen, ciudades que se vuelven océanos. Migraciones desesperadas. Guerras inevitables. Hambre, pestes, muerte. Humanos huyendo de su propio planeta como hormigas en manos de un niño cruel que les prende fuego. La tierra, según Lovelock, se está vengando. Y lo que hemos visto hasta ahora son solo los síntomas de un monstruo colérico y revanchista, que ya está hasta los huevos de nuestro pésimo trato. 

Hace 40 años, Lovelock publicó un libro hermoso y revelador que se convirtió en religión para los hippies, material obligado para todos los fanáticos del New Age, y en la burla de respetados científicos como Richard Dawkins –el autor de THE SELFISH GENE (EL GEN EGOÍSTA)– quien tildó su trabajo de “literatura pop ecologista”. El libro de Lovelock, una de las tesis científicas más respetadas hoy en día, bautizaba a la Tierra con el nombre de Gaia (la diosa griega de la Tierra), y afirmaba que nuestro planeta es algo así como un superorganismo vivo que se autoregula. ¿De qué se burlaba Dawkins? Muchos malentendieron el asunto. Lovelock sugirió que la vida misma crea las condiciones para vivir, lo que a algunos les pareció un credo peligroso, o una cojudez del tipo “Gaia siente, Gaia piensa, Gaia es producto de la mente de un viejo chiflado”. Pero no. 

Hace dos años, este científico inglés que vive en el suroeste de Inglaterra, en una granja rodeada de 14 hectáreas de tierra, publicó un tercer libro, THE REVENGE OF GAIA, pero esta vez, “the tough bitch”, como llama con cariño a la Tierra, habría cambiado de humor drásticamente. En una entrevista que le hizo Rosa Montero hace dos años para el diario El País, Lovelock lamenta ser el portador de tan malas noticias pero insiste en que alguien debe de cumplir con esa misión. Cuando la escritora le pregunta por el supuesto impacto que ha tenido el libro en la comunidad científica, Lovelock responde algo que enfría aún más la sangre: “tengo bastantes amigos en el campo de la ciencia, y especialmente dentro de los científicos del clima, que manejan los mismos datos que estoy manejando yo. Lo que pasa es que, al estar empleados, no pueden hablar claramente de estas teorías, porque si lo hicieran perderían sus trabajos. Pero han hablado conmigo y me han dicho que en cierto sentido, yo soy su portavoz. Están muy preocupados. Y su actitud respecto al libro que acabo de publicar es que, en todo caso, se queda corto. La situación es verdaderamente muy mala”. 

Ay, mi madre 

“Será una época oscura” dice Lovelock en su libro. Y ningún esfuerzo ecológico podría revertir lo que se nos viene. Quizás hace 50 o 100 años hubiera sido posible hacer algo, pero ya no. Por eso suele repetir la misma analogía en varias de sus entrevistas. Dice que lo que estamos viviendo ahora se parece mucho a una balsa llena de gente que navega tranquilamente hacia una catarata gigante sin saberlo. Ya no hay forma de remar contra la corriente. “No es el fin del mundo”, dice con incomprensible serenidad, “pero definitivamente es el fin del mundo tal y como lo conocemos”. Para que quede más claro: el planeta, por sí mismo, reencontrará el equilibrio así le tome millones de años. Lo que está en juego acá es el futuro de la civilización. 

Aunque parezca contradictorio, esta especie de profeta de nuestros tiempos no se lleva bien con los verdes. “Verde es el color del metal y la corrupción” le dijo con una media sonrisa a Jeff Goodell en un reportaje aparecido en la Rolling Stone el pasado 1 de noviembre. Según él, los verdes ignoran la ciencia y además la detestan, por lo que en muchas ocasiones entorpecen la tarea de personas que están realmente calificadas para prever y prevenir esto del cambio climatológico. Y no es que este abuelo sea el hueverto que detestaban los darwinistas en los 80, o uno de esos viejos en bata de laboratorio que se siente la última Coca Cola del futuro. Lovelock es respetado ahora por todos, y su historia no es poca cosa. Él fue quien creó el ECD, un detector de captura de electrones que tiene el tamaño de una cajetilla de cigarros y que es capaz de percibir residuos de pesticidas en todo el planeta. Ese dispositivo es tan fuerte que si derramáramos una botella de algún químico en una alfombra en Japón y lo dejáramos evaporar, el ECD sería capaz de detectarlo en Inglaterra una semana después. Fue por él que se descubrieron residuos de pesticidas en todo el mundo. Así que Lovelock fue el primero en advertir sobre la existencia de los CFC, los malditos clorofluorocarbonados que terminaron con el ozono. Su único error fue afirmar que los CFC no eran peligrosos para respirar, y no advertir que se estaban tragando la capa de ozono. Se rectificó pronto, aunque el error le pesa hasta hoy. 

Pero no todo esta perdido según “el profeta”. Ahora lo que debe preocupar a científicos, políticos, investigadores, inventores, verdes y no verdes, en fin, a todos los mortales, es buscar maneras de sobrevivir lo que se nos viene: “Hacia el final de este siglo, es probable que el calentamiento global haya transformado la mayor parte de la tierra en un desierto y en un descampado”. Para el 2100, estima que la población mundial pasará de los 6.6. billones de hoy a 500 millones, con la mayoría de sobrevivientes concentrados en las latitudes más alejadas del planeta: Canada, Islandia, Escandinavia y el ártico. ¿Y Latinoamérica? Pues ni idea, parece que para él ya desaparecimos porque no nos menciona, aunque todo apunta a que la salvación estará bien al norte. De todas formas parece que los antiguos peruanos la vieron mucho mejor que varios. Lovelock se pregunta por qué dejamos de adorar la Tierra, si dependemos de ella en todos los sentidos. “Creo que fue un gran error que el ser humano dejara de adorar la Tierra y empezara a adorar dioses remotos” dice, y pensándolo bien, quizás tenga toda la razón. 

Cómo podrían sobrevivir los humanos del futuro 

tierra

Por más apocalíptico que suene todo esto, no se trata ahora de irnos de farra y chuparnos todo lo posible antes de que las sequías nos den con palo. No. Para Lovelock, el hombre debe empezar a preocuparse por cómo afrontará la oscura era que se viene. Mismo héroe de película de ciencia ficción, propone cinco formas de supervivencia para aquellos humanos que resistan la ira de Gaia y encuentren refugio en los países que ya mencionamos: 1. Desarrollar plantas de desalinización para poder beber el agua de los océanos cuando todos los bidones del mundo se sequen. 2. Crear comida sintética para sobrevivir cuando el 80% del planeta sea un desierto. Un sustituto de la carne llamado “Quorn” ya está disponible en Inglaterra y desde hace poco también en EE.UU. 3. Prepararse para el caos. Bangladesh, Miami y otras regiones de la costa desaparecerán y millones de personas migrarán a las zonas nórdicas. Las ciudades más inteligentes deberán preparar sus hospitales y almacenar sus alimentos. Las más estúpidas tendrán que lidiar con el caos, las guerras y la muerte de millones de personas. 4. Reordenar el clima. La única propuesta científica que tiene Lovelock por el momento es la de incrementar el plancton en la superficie marina a través de miles de pipas sumergidas en el fondo del mar, donde se concentra la mayor parte de estos organismos. Eso ayudará a enfriar el planeta. 5. Ni la energía solar ni la de los molinos de viento podrán hacer que ciudades como Nueva York o Londres subsistan. La única energía que tenemos hoy para ello es la nuclear. Este último punto ha sido severamente cuestionado, pero para él “la única fuente suficiente que puede proporcionar electricidad y alimentos y calor a los supervivientes en su retiro ártico es la energía nuclear”. Que Dios, perdón, Gaia nos ayude.

viernes, 29 de diciembre de 2017

REMEDIOS NAHUAS PARA ALIVIAR EL CORAZÓN ROTO


Descubre uno de los antiquísimos métodos con los que los nahuas curaban un corazón roto y, ahora, tú también.
MASDEMX.COM
  • Esperando no les sirvan! Está muy buena la información y el entendimiento al que llegaron los nahuas.
    "Los nahuas eran tan conscientes de este malestar, que utilizaban plantas como la yolloxochitl, la cacahuaxochitl y la neyoltzayanalizpatli. Todas estas hierbas se llamaban: medicina de la ruptura del corazón.
    El que los nahuas hayan asociado las dolencias emocionales con el corazón no es arbitrario. Se ha comprobado que, cuando a una persona le rompen el corazón, ella o él sí experimentan un dolor real en la zona del pecho. Entre otras cosas, esto se debe a que, cuando uno sufre una decepción amorosa, el cerebro manda una señal catastrófica al corazón y al estómago. Esta provoca que las vías respiratorias se cierren y se realice el famoso “nudo del estomago”, el cual acentúa una sensación de vacío. El que estos tres órganos estén involucrados cuando se trata de un padecimiento tan triste como lo es un corazón roto no es arbitrario. Para los nahuas, estas vísceras son las que denominaban órganos del pensamiento: cerebro, corazón y el hígado."